CAMINO NATURAL DEL EMBALSE DE LANUZA

Camino Natural del embalse de Lanuza

 

 

Músicas del mundo y aguas de deshielo

Este paseo por el corazón del Pirineo Aragonés ofrece al viajero no sólo la monumentalidad de sus valles, su extraordinaria biodiversidad, sus tradiciones milenarias y una gastronomía única, sino también la posibilidad de practicar todo tipo de deportes de aventura y montaña durante todo el año.

 
Perfil MIDE del CN del Embalse de Lanuza

 

La ruta comienza antes de cruzar el río, en la carretera A-136 de acceso a Sallent de Gállego. A los pocos metros, asciende una pequeña pendiente y continúa bordeada por boj (Buxus sempervirens) y serbales (Sorbus sp.), entre bancales de tierras de labor, hasta unas naves ganaderas donde gira hacia el embalse. Este primer tramo ascendente continúa por un pasillo de nogales (Juglans regia), hasta la primera de las dos áreas de descanso con que cuenta este Camino Natural. Desde aquí se puede disfrutar en calma de los paisajes siempre cambiantes de las montañas, sobrevolados por buitres leonados (Gyps fulvus), y en ocasiones por algún águila culebrera (Circaetus gallicus). Volviendo la vista atrás se tiene una buena panorámica de Peña Foratata, con sus 2.341 m de altitud, en cuya falda se encuentra Sallent de Gállego.

 
Peña La Foratata y Sallent de Gállego

 

A medida que el embalse va abriéndose paso, el Camino se estrecha hasta convertirse en una senda cubierta por una frondosa vegetación. Tras un primer rodal de abedules (Betula sp.), al que se le irán uniendo avellanos (Corylus avellana), cerezos (Prunus avium), fresnos (Fraxinus sp.) y sauces (Salix sp.), aparecen algunas praderías con ganado desde donde se divisa, al otro lado del embalse, el municipio de Lanuza. Esta localidad, reconstruida a finales del pasado siglo, es la sede del festival de música Pirineos Sur, que se celebra todos los veranos en la segunda quincena de julio. Una vez alcanzada la segunda área de descanso, merece la pena hacer un nuevo alto en el camino, a pesar de la escasa longitud del recorrido, para disfrutar de las vistas.

Desde este punto final del Camino Natural se puede elegir entre volver por la misma ruta hacia Sallent de Gállego, bajo la atenta mirada de la Peña Foratata, o regresar por la orilla del embalse, dando un tranquilo paseo por Lanuza, completando de esta forma un recorrido de casi siete kilómetros.

 

MÁS INFORMACIÓN:

http://www.mapama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/caminos-naturales/caminos-naturales/sector-noreste/embalse-lanuza/default.aspx